Que la fuerza te acompañe

10986508_10153222101546132_1767366539659782411_nHace bastantes años, mi padre, que es carpintero (retirado ya) ayudando a mi abuela en su casa, tuvo un pequeño accidente. La ventana que estaba reparando era del estilo guillotina, se le cayó en el brazo izquierdo, cortándole un nervio (o eso dijeron los médicos).

Como consecuencia de ese pequeño accidente perdió movilidad en la mano, de hecho no puede cerrarla, y debido a la inactividad el brazo ha perdido músculo.

Siempre diré que mi padre es una persona increíble, el es como el agua que se adapta a todo. A sus 85 años de juventud creo que ha visto de todo lo que podría haber visto, y es una fuente de inspiración increíble.

Hace unas tortillas con una mano que yo no puedo hacer con dos. Siempre bromeo y le digo que menos mal que yo le enseñé a hacerlas.

Ni siquiera me imagino las cosas que ha visto, a veces bromeo con el y le pregunto que si el veía en blanco y negro hace 50 años, a lo que el me responde que si.

También hace muchos años, cuando veía películas de artes marciales y me emocionaba solo en casa, vi una que especialmente me hizo pensar (obviamente en aquel momento pensé que era una tontería). Decían que las personas mayores eran más fuertes, a lo que yo decía con aires bastante chulescos “si… seguro”. Ahora se que es cierto.

La fuerza se puede estudiar desde bastante puntos de vista, y ninguno será falso.

  1. Fuerza física (la más común de analizar)
  2. fuerzamentalFuerza mental.
  3. Fuerza espiritual.

Todas ellas corresponden al Ten Chi Jin (Los principios del Cielo, Tierra y Hombre) que se estudia en la Bujinkan.

Pero volviendo al punto número 1. Es interesante observar diferentes aspectos.

  1. Referida a la cantidad de peso que podemos desplazar
  2. Referida a la velocidad de ejecución de los movimientos
  3. Referida al número de repeticiones que se puedan realizar con un peso de terminado.

El estudio de la fuerza es un aspecto básico para el estado de fitness de una persona, como para tomarlo a la ligera

Hace poco, una chica que entreno en Vietnam, hizo un ejercicio que alguien le recomendó por su experiencia, y el resultado fue que se lesionó.

Este mismo episodio me lo he encontrado en no pocas ocasiones, donde el que entreno decide hacer “sus” propios ejercicios sin consultar. Afortunadamente aprenden y ahora ya consultan antes de hacer nada.

Tenemos una responsabilidad (no como entrenador personal) sobre nuestro cuerpo, le debemos respeto y tenemos que cuidarlo. Si alguien nos recomienda algún ejercicio que no está dentro de nuestros planes de entrenamiento, tenemos el DERECHO de decir NO, si no nos convence. Aquí entra muchos factores en cuanto a la relación con nuestro Entrenador Personal, que no es ni más ni menos que trabajo en equipo.

darthvaderSi por el contrario queremos potenciar el punto 2. Una gestión correcta de las emociones y ser capaces de identificar las limitaciones que nosotros mismos nos imponemos es crucial. Cada vez que hablo de este aspecto no puedo dejar de pensar en Maria Jesús Viedma la cual nos ha dado una lección espectacular a todos.

Con respecto al punto 3… Hay mucho de qué hablar, por lo pronto yo os deseo que la fuerza os acompañe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s